miércoles, 25 de abril de 2012

La ultracorrección o "aquí semos muy fisnos"



Distinguida audiencia, si este bitacórico lugar tiene algún propósito es el de favorecer el buen uso de nuestra exquisita lengua y, quizá o seguramente, promover esta suerte de estilo decimonónico y vetusto a la par que jocoso que hemos querido denominar rancio.
Pero una cosa es una cosa, y una cosa y otra cosa son dos cosas. No faltan pollinos que, pretendiendo ser corceles, engalanan su verbo tratando de apropiarse de cultismos mal asimilados y deformando términos y expresiones. Verdaderos petimetres lingüísticos que actúan como quien expeliendo una ventosidad tratara de disfrazarla para no caer en bochorno y acabara interpretando a pedos "Las Cuatro Estaciones" de Vivaldi.

Ésto, queridos amigos, es la hipercorrección, sobrecorrección o ultracorrección, fenómeno del lenguaje en el que el hablante "cultiza" deliberadamente palabras o expresiones creyéndolas erróneas cuando no lo son. Veamos:

Una de las ultracorreciones más frecuentes y desternillantes ocurre con los finales -ao y -ado. Suele ocurrir que muchas palabras acabadas en -ado (pescado) pierden esa d intervocal fruto de las prisas (pescao), lo cual es una incorrección. Entonces el asnoparlante o bocachancla añade esa d en otras palabras que naturalmente no la llevan, creyendo corregirlas, y creando descarríos como bacalado (por bacalao). Esta ultracorrección no sólo afecta a las vocales -ao, pudiendo oírse cosas como vacido (por vacío), y no sólo al final de las palabras, como el caso de zanadoria (por zanahoria).

Otro despropósito al que nos enfrentamos es el esdrujulismo. Bien es sabido, y si no yo se lo traslado, que aquí somos más que amigos de las esdrújulas. Las palabras esdrújulas, quizá por lo infrecuente o por lo engolado, suenan cultas. Y entonces llega el pisaverde que creyendo hablar fino y elegante transforma en esdrújulas palabras que no lo son, diciendo cosas como síncero (por sincero), o méndigo (por mendigo). Y aquí permítanme recordar el caso de una vecina del piso de abajo, de un edificio en el que otrora habitaba, que, viendo su casa inundada debido al mal estado de la fontanería de mi vivienda, subía a avisarme de que habría que llamar al périto para que evaluase los daños. Ganas de abofetearla eran las que se me agolpaban en la cerviz.

Tampoco escasean los lechuguinos y berzotas que hacen de su capa un sayo y, ridículamente embozados con él, esparcen consonantes como quien aliña una ensalada de berros (muy vegetal todo, pardiez). Curioso el caso de la x emparejada con la p. Tomando como referencia palabras como "explanada" o "experiencia", hay quien calza la x do le viene en gana y dice cosas como expontáneo o expléndido, y en un "exceso" de celo se vuelve excéptico.
Y las dobles ces, ¡cómo nos gustan las dobles ces! Palabras como "fracción" nos llevan a crear engendros como solucción o aficción (peligrosa por su semejanza con "ficción" o "aflicción" que sí llevan doble c).

Quisiera pasar por encima, por ya sabidos, de fenómenos como el dequeísmo (poner la preposición de donde no debería figurar), ultracorrección que se ha transformado en vulgarismo y ha dado lugar al queísmo (quitar la preposición de de expresiones que sí la llevan) para intentar combatirla. Una ultracorrección para "corregir" otra ultracorrección. Díganme si no es un dislate.

Y por último, para darle un descanso a mi sesera y a la suya de ustedes, reseñaré aquí una palabra que últimamente se oye y se lee mucho por ahí. Quizá por similitud con palabras como "áureo", algunos se están acostumbrando al palabro espúreo, cuando lo que quieren decir es:

Espurio
-bastardo, adulterado en su origen.
-falso, engañoso.

Que es en sí un cultismo, si bien con cierto sonido a vulgarismos como vidio (por vídeo). Podríamos pues concluir que el palabro espúreo es espurio.

Y sin otro particular se despide un servidor de ustedes. Háblenme bien, pero tampoco se me engorilen.

12 comentarios:

Aídious dijo...

Una vez escuche en RNE en informacion de trafico en cantabria el toponimo de "Bilbado" y no es broma

Hombre Malo dijo...

Si no lo has hecho ya, pincha en el enlace de la palabra "bocachancla" en el tercer párrafo. La mismísima Ana Botella nos da un pequeña muestra de lo "fisna" que es...

Hombre Malo dijo...

Por cierto, ¿los de "Bilbado" serán "bilbadinos"? ¿"Bilbaditas"? ¿"Bilbadenses"? ¿"Bilbaderos"?

Kriskros dijo...

Claaaaaro, y los anodinos son de ánodo y los catodinos son de cátodo. Si no sabéis de electrónica que la furida de los dioses caiga sobre vosotros.

Viva el colacado!!!

Espurio es en sí un cultismo? y en fa, qué es?

AAAAAAAY que me TROLL!!

Mudo dijo...

Muy interesante. Aunque algunos de los ejemplos no los he oído en mi vida.

Hay una tendencia a los archisílabos que haríamos bien también en corregir. En este artículo enumeran unos cuantos.

http://elpais.com/diario/2010/02/05/opinion/1265324404_850215.html

Aídious dijo...

bilbaditas suena bien, y mas si llevan clavos en la cabeza jajajajjajajaajjajajajajjajaa
quizas los cenobitas en su dimension tenian ikurriñas y txapelas, quien sabe...

Hombre Malo dijo...

Kriskros: http://www.youtube.com/watch?v=iwGFalTRHDA

Mudo: interesantérrimo (archisílabo rimbombante) el artículo enlazado. Tengo que decir que en algunas disiento, creo que el apéndice le otorga un matiz al significado que antes no tenía. Y también diré que he echado en falta algunos archisílabos que a mí personalmente me ofuscan la razón y hacen enrojecer: "influenciar" por influir, "explosionar" por explotar y "visionar" por ver. Los detesto con empeño.

La mayoría de ejemplos los he oído o visto escritos (algunos son ejemplos teóricos que he sacado de aquí y allí) y me he dejado alguno para otro día.

Aídious: Pinhead era de "Bilbado".

Lublú dijo...

¿Y qué me decís de otros como "credibilidad" por "crédito", "capturar" por "captar" o "peligrosidad" por "peligro"? Quizás aquellos que tienden a alargar los vocablos intenten enturbiar con ello la ausencia de algo cuerdo que decir.

Hombre Malo dijo...

Uf, el de "peligrosidad" es especialmente sangrante... En los otros dos quizá el significado sí que varía un poco... cuestión de gustos...

Su frase sobre la cordura es una afirmación realmente cuerda, señorita Lublú.

javiguerrero dijo...

Tengo un problema con la libido que casi todo el mundo pronucia como esdrújula.Líbido.

javiguerrero dijo...

Aunque se me ocurre que la mayoría la confunde con la lividez de los muertos.Los que follan poco o nada tienen lívido y los que lo hacen a menudo libido.

Hombre Malo dijo...

Creo que pasa exactamente eso. La gente pronuncia como "lívido" (amoratado o pálido, palabra esdrújula) queriendo decir "libido" (deseo sexual, palabra llana).

Puede ocurrir que si das rienda suelta a tu libido te acabes quedando lívido.

Y siempre me acuerdo de aquella estrofa de "Smells like teen spirit" de Nirvana, en la que decían "my libido" y aquí cantábamos "malibiirooooooo".